¿Tu hijo se acostumbró al hogar? Sigue estas técnicas de estudio

Técnicas de estudio para que tu hijo se sienta motivado con el regreso a clases

 

1. Establecer horarios para dormir

Durante el periodo de clases virtuales, los horarios para irse a la cama se alteran, por eso, es importante que una semana antes de comenzar el estudio presencial, empieces a establecer junto a tu hijo un itinerario para que se vaya adaptando y le cueste un poco menos levantarse al otro día. Si duerme las horas suficientes, estará recargado para enfrentar la jornada con entusiasmo. 

Ayuda a tu hijo a mantener su buen rendimiento académico

También te puede interesar:

Conoce la pirámide de actividad física para niños  

 

2. Conversaciones de motivación

Dentro de las técnicas de estudio, dialogar con tu hijo es muy importante, trata de indagar cómo se siente, qué le preocupa o si algo lo entristece. Así podrás tener una cercanía con él y a la vez animarlo por el regreso a clases, puedes contarle historias de cuando tú eras niño y cómo afrontabas el cambio de la rutina.

Recuérdale los beneficios de regresar a las clases como: ver a los amigos, jugar en el descanso, aprender y estar en diferentes espacios.

 

3. Hacer una planeación de actividades

Si tu hijo tiene varias actividades durante la semana y quiere combinar el estudio y el deporte, lo mejor es que hagan tablas de rutinas en la que todo esté muy claro: la actividad, los días, la hora y el tiempo que debe invertir en ésta.

Si tanto tú como él tienen ordenadas las actividades, será garantía para no fallar y poder responder en las aulas y las canchas o pistas. Es importante que tu hijo se involucre en el proceso de planeación, así sentirá que es un trabajo conjunto y no una imposición de muchas tareas que no quiere realizar, aprenderá disciplina y a seguir cronogramas de estudio y cumplirlos. 

Recupera los hábitos de estudio de tus campeones

 

4. Implementar métodos de estudios divertidos

Ningún niño es igual, todos tienen algunas habilidades más desarrolladas que otras. Hay unos muy buenos para los números, otros para las letras, para la música o los deportes. Como madre, puedes identificar cuáles áreas le cuestan más a tu hijo y así poder reforzarlas con actividades diferentes y generar unos hábitos de estudios positivos.

Por ejemplo:

  • Si está aprendiendo las tablas de multiplicar, puede hacer una lotería de tablas con operaciones y resultados,  la idea es que las tardes de estudio parezcan tardes de juego.
  • Si tiene problemas de lectura, puedes tener una tarde de karaoke en la que deba leer las letras y cantar a la vez.
  • Si su problema es con el inglés, puedes buscar videos animados, música, cuentos o juegos en este idioma. Trata de enseñarle a disfrutar mientras aprende.

 

5. Tomar un descanso entre actividades

Si quieres que tu hijo sea productivo con sus tareas, debes ayudarle para que tome breves recesos entre actividades, no es aconsejable que esté todo el día estudiando porque va a estar cansado y quizá su rendimiento se vea afectado. 

Existen técnicas para optimizar el tiempo, como la Pomodoro, que consiste en dedicarle un tiempo específico a una tarea y concentrarse solo en ella por 25 minutos, una vez terminado este tiempo se toma un descanso de 5 minutos. Después de completar 4 pomodoros (4 sesiones de 25 minutos cada una) se puede tomar un descanso de 20 o 30 minutos. 

Dentro estos espacios, puedes darle algún snack nutritivo que lo recargue de energía y motivación para seguir enfocado en sus estudios. La idea de estos métodos es que tu pequeño se concentre en las actividades y se sienta mejor con el tiempo de descanso, así logrará ser más productivo. 

 

Recuerda que el buen rendimiento de tu hijo en todas las actividades que emprenda va de la mano de la motivación, alimentación balanceada, actividad física, organización y establecer técnicas de estudio ¡Deséale mucha suerte!
 

También te puede interesar: Consejos para evitar la falta de energía infantil