Frutas y verduras: Alimentos indispensables para niños

Beneficios de las frutas y verduras

1. Tienen micronutrientes como: hierro, potasio, vitaminas A, B y C y ácido fólico que son esenciales para el crecimiento y desarrollo de los niños y para el normal funcionamiento del cuerpo. Además, estos tienen una acción antioxidante que protege al organismo del daño que pueden ocasionar los radicales libres.

 

2. Ayudan al buen funcionamiento del sistema digestivo, gracias a su contenido de fibra mejora la flora intestinal, justo por esto se recomienda comer frutas y vegetales enteros y con cáscara.

 

3. Las vitaminas y minerales que contienen son indispensables para formar células y compuestos que ayudan en la defensa de los niños contra virus o bacterias.

 

4. Dan sensación de saciedad y son bajos en calorías; por lo tanto, son el acompañamiento y el snack perfecto para los pequeños. Además de ser deliciosas y refrescantes.

 

5. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) su consumo está  relacionado con la buena salud mental porque reduce el riesgo de depresión y ansiedad.


Niños saboreando una sandía junto a otros tipos de frutas

También puedes leer: Cómo recargar la energía de tus pequeños con snacks nutritivos  

 

Tips para incentivar el consumo de frutas y verduras en niños

Que los niños coman frutas  y verduras puede convertirse en un dolor de cabeza para los padres y en una lucha constante; sin embargo, hay formas de evitar que esto pase.

 

  • Ofrécele a tu pequeño una fruta como opción de postre, hay una gran variedad que son dulces y saciarán esa necesidad de comer algo azucarado. Si lo acostumbras desde temprana edad se convertirá en un hábito.

 

  • Aprovecha la variedad de colores para llamar su atención, existen frutas y verduras de todos los tonos, seguro si combinas varias  tendrás un plato colorido y delicioso. 

 

¿Sabías que los beneficios están ligados a los colores?

Rojo: El licopeno es un pigmento vegetal natural, perteneciente al grupo de los carotenoides, que aporta color rojo a los tomates y a frutas como sandía, papaya y pomelo rojo o rosado. Este carotenoide tiene propiedades antioxidantes.

Púrpura: Tienen propiedades antioxidantes

Verde: Mejoran la digestión y ayudan al normal funcionamiento del hígado. Además son ricas en hierro, ácido fólico, fibra y antioxidantes.

Anaranjado y amarillo: Contienen carotenoides que ayudan a la salud de los ojos.

Café y blanco: Ricas en potasio y poseen fitoquímicos con propiedades antivirales y antibacterianas.

 

  • Acompaña los vegetales con dips saludables, lo ideal es que para aprovechar los beneficios de las verduras, la cocción sea ligera y así evitar que pierdan sus nutrientes.

 

  • Intenta que tu hijo coma vegetales crudos como zanahoria, puedes rallarla y agregarle una cucharadita de miel o cortarla en bastones y  hacer un dip de yogur mezclado con pepino rallado, unas gotas de limón y una pizca de sal; este actuará como salsa y también funciona para acompañar otros vegetales como apio, brócoli o coliflor. No olvides desinfectar o lavar las frutas y verduras antes de cualquier preparación.

 

·  Sirve las frutas y verduras de forma divertida, puedes hacer que el plato se vea colorido, agradable y bonito, basta con que dejes volar tu imaginación y crees diferentes figuras como animales o flores. Entre más colorido sea el plato habrá mayor ingesta de todas las vitaminas y minerales.

 

También puedes cortar las frutas en figuras o hacer bolas como si fueran helado con frutas como la sandía y el melón.


Diferentes verduras juntas en una caja

Convierte las frutas y verduras en protagonistas en la alimentación de tu hijo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que al menos se coma 5 porciones al día (alrededor de 400 gramos). 

 

El mejor ejemplo que puede recibir tu pequeño es el tuyo, si te ve comer estos alimentos él también va a querer hacerlo. 

 

También te puede interesar 

Cómo lograr que tu hijo tenga una alimentación nutritiva