Cocinar con niños: una actividad para la familia

Cocina para niños

Cocinar es una de las prácticas más ancestrales en la historia de la humanidad. Alrededor de la comida se han construido familias y ciudades. Los mismo aplica para el diario vivir. 

 

Según la UNICEF, la práctica de cocinar significa ofrecer a los niños una manera sencilla de promover la alimentación sana a través de un juego más interactivo y creativo.

 

El desayuno es el espacio que más se debe aprovechar, dado su aporte energético al día, en el cual se pueden utilizar alimentos o ingredientes con importante contenido nutricional. Las frutas, los cereales, los lácteos y las proteínas van bien a esta hora del día.

 

Las preparaciones para el desayuno suelen implicar paso a pasos rápidos con ingredientes sencillos que fascinen a tus hijos, un ejemplo de ellos es un sandwich de pollo, con una porción de fresas picadas y una taza de MILO®. Seguro que con el tiempo tus pequeños querrán innovar utilizando otros ingredientes para su emparedado. 

Mamá ama cocinar con niños

Te puede interesar: Ideas para incluir huevos en el desayuno

 

Beneficios de cocinar con niños

Entre los beneficios que trae esta práctica están los físicos, psicológicos y artísticos. Cocinar con niños es una actividad que requiere tanto concentración como entusiasmo, por lo que los dos hemisferios del cerebro se activan.

 

1. Aumenta la creatividad

Cuando le permites a tus hijos que elijan la receta a preparar o decidan qué quieren comer, las posibilidades se hacen enormes, ya que nacen combinaciones asombrosas. Aprovecha esto y guíalos a utilizar ingredientes deliciosos y nutritivos. 

 

2. Mejora la relación con los padres

El trabajo en equipo no es solo con los compañeros del colegio. Los niños aprenderán que los padres también son amigos y podrán confiar en ellos para hacer actividades juntos. Te verán como un aliado con el que pueden realizar cosas divertidas y pasar tiempo valioso.

 

3. Fortalece la paciencia y la tolerancia

Cocinar con niños, según la receta, puede tomar tiempo y requerir que sean meticulosos. Esto permitirá que los niños valoren la importancia de ser paciente y de tolerar si la receta no salió como lo esperaban. Siempre habrá una nueva oportunidad para volver a cocinar.

Niños cortando verduras vestidos como chefs

 

4. Mejora la coordinación

El manejo de los ingredientes, sumado al de los utensilios, requiere de una concentración total. Para dejar las frutas o los vegetales con la forma correcta o aplicar un aderezo con suavidad, se requiere habilidad, una que se desarrolla con la práctica y entusiasmo.

 

5. Enseña sobre perseverancia

El preparar algún plato demuestra que el trabajo da frutos, que empezar de cero con unos pocos ingredientes, puede derivar en algo deliciosos y bello como un desayuno, almuerzo o cena fabulosa. 

Anímate a dar el paso con tus hijos, puedes comenzar con preparaciones para el desayuno o incluso en los refrigerios. Verás que son muchos los beneficios que recibirán.

 

También puedes leer: Ideas para lonchera