Beneficios de la competitividad para los niños deportistas

¿La competitividad es buena?

Depende, si es un tema constante que se convierte en obsesión y cuando tu hijo no obtiene lo que quiere se deprime, se pone triste e incluso tiene ataques de ira es mala. Sin embargo, si a tu pequeño le gusta la competitividad porque lo motiva y quiere dar lo mejor de sí para tener buenos resultados y en el caso de la derrota se lo toma bien, se puede considerar buena.

 

La competitividad es buena en la medida de que le ayuda a tu hijo a ser mejor  y a exigirse a sí mismo, el problema es cuando ésta se sale de control y toda su vida y su estado de  ánimo empieza a girar alrededor de sus triunfos y derrotas.

Niños jugando futbol y fomentando una competitividad sana

También puedes leer: ¿Cómo lograr que tu hijo tenga una alimentación nutritiva? 

 

¿Cómo ayudar a tu hijo deportista a ser un buen ejemplo en competitividad?

-   Tu apoyo incondicional va a ser clave en el proceso, que estés ahí para verlo, animarlo y educarlo será de gran ayuda para él. Le puedes exigir para mejorar pero en pro de que él dé lo mejor de sí mismo.

-   Enséñale que unas veces se gana y otras se pierde y no pasa nada, dile que tú lo vas a seguir queriendo igual pase lo que pase. Esto ayudará a que asimile el fracaso de una mejor forma, sin frustrarse.

-   Celebra sus logros a medida de que suceden, sin ponerle presión para futuras competencias.

-   Motívalo a ser mejor cada día, es necesario que tenga claro que sus resultados son el reflejo de sus esfuerzos, si quiere ser el mejor debe cumplir con sus responsabilidades.

-   Comunícate con tu pequeño constantemente, las conversaciones con tu hijo deben ser diarias, esto te ayudará a saber cómo se siente y qué le preocupa, una vez tengas esa información puedes ayudarle en su proceso de competencia.

-   No lo regañes o presiones cuando pierda, siempre es importante que le hables desde la motivación, recuérdale que tú sabes que tiene potencial y puede lograr todo lo que se proponga.

-   No hagas comparaciones, decirle a tu hijo que otro niño es mejor, que lo hace mejor que él o que está más comprometido que él y por eso gana, no es bueno, evita hablar de otras personas y enfócate en corregir y motivar a tu pequeño sin caer en este error.

-   Conoce los límites de tu campeón, nadie conoce más a los niños que sus propios padres, tú sabes hasta dónde puede llegar entonces no lo presiones de más.

 

Beneficios de la competitividad sana

  • La competencia ayuda a que los niños den lo mejor de sí, tener el deseo de ganar contribuye a querer superarse cada día.
  • Disciplina, un niño que le gusta competir sabe que los triunfos se logran con trabajo duro, si quiere ganar el partido sabe que debe comer bien, dormir suficiente y entrenar duro.
  • Compromiso y trabajo en equipo, practicar un deporte  y estar en un equipo le ayudará a tu hijo a ser constante y entender que todos los miembros del equipo son importantes para lograr las metas.

 

Niños deportistas abrazándose mientras saben la importancia de competir sanamente

 

Tips que puedes seguir

Para que tu hijo sea un buen competidor necesita tener unos hábitos de vida saludables, no basta con los entrenamientos, debe:

 

-   Tener una alimentación balanceada que responda a su gasto de energía diaria.

-   Desayunar todos los días, por lo general los entrenamientos son en la mañana, por nada del mundo tu hijo se puede ir sin comer nada. Puedes darle una porción de fruta, galletas o pan integral, un vaso de leche con dos cucharadas de MILO® que contiene ACTIV-GO®, una combinación de malta, vitaminas y minerales que le ayudarán a disminuir el cansancio y la fatiga, entre otros beneficios.

-   Dormir suficiente, la calidad de las horas de sueño será decisiva en el rendimiento físico de tu campeón.

Para que tu hijo sea un campeón en las canchas y fuera de estas necesita tu apoyo incondicional, tú eres su coach, por eso es necesario que estés al tanto de su alimentación y hábitos saludables que lo ayuden a ser mejor cada día.


 

También puedes leer: Entrenamiento en casa, una actividad en familia para grandes y chicos