ideas-para-cenar-ninos-banner-desktop.webp ideas-para-cenar-ninos-banner-mobile.webp

26/01/2023

Ideas para cenar que debes prepararles a tus hijos

Prepararle a tu pequeño opciones deliciosas y balanceadas para que descanse sin problema y no tenga pesadillas durante la noche. Conoce en esta nota algunas ideas. 

La cena es uno de los momentos más importantes en la rutina de los niños, al igual que con las otras comidas, es importante tener en cuenta que sean ordenadas, planificadas y completas con todos los grupos de alimentos que necesitas para que tu hijo cumpla con todas las necesidades nutricionales que se deben cumplir.  

 

¿Por qué es necesaria la cena?  

Básicamente, se trata de otorgarles en la última comida del día todo lo que requieren para cerrar la rutina, que, normalmente, incluye clases, juegos y actividades variadas. Dentro de este esquema de alimentación se deben cumplir con dos premisas claras: primero, que sea ligera para que los niños puedan descansar sin necesidad de sentirse llenos. En segundo lugar, y en la medida de lo posible, también es necesario que incluya una amplia variedad de alimentos para afrontar las horas de ayuno que realizaran al dormir. 

 

Consejos para preparar una cena balanceada  

En MILO® nos interesa que tus hijos reciban lo que necesitan en cualquier momento, sigue estas recomendaciones y logra la comida equilibrada que necesitas:  

1. Ten cuidado con la digestión:

Al cerrar el día debes procurar que la cena sea ligera, liviana y con las porciones adecuadas. Pero, el momento en que lo sirves también es importante, como regla general, sírvele la última comida a tu hijo dos horas antes de que se vaya a dormir para evitar inconvenientes estomacales.  

2. Haz que tus recetas sean parte de la rutina:

Ni los niños ni los adultos se deben saltar esta comida. Evita que los pequeños lleguen muy hambrientos a la cena, así lograrás evitar la indigestión. Recuerda que seleccionar los alimentos apropiados es el otro 50 % del éxito.  
 

Niños alistándose para dormir mientras comparten con sus padres  

 

3. Alimentos a evitar:

Existen algunos que se deben excluir porque tienen un alto contenido de calorías o son pesados en su digestión. Dentro de este grupo están las harinas refinadas (mejor elegir integrales), las carnes rojas, las comidas picantes, el ajo o cebolla crudos, los embutidos o las grasas.  

4. Prioridad a las porciones completas:

A veces, por evitar la indigestión, comemos menos de los que deberíamos y sucede el efecto contrario: levantarse a mitad de la noche a picar para saciar el hambre. Enséñales a tus niños cómo identificar cuándo están satisfechos con su comida para prevenir esta situación.  

5. Elección de los alimentos adecuados:

Así como hay ingredientes que es mejor evitar, hay algunas elecciones que son más balanceadas, por ejemplo, verduras en diferentes tipos de formatos, los pescados al vapor y las carnes blancas entre las que se encuentra la pechuga de pollo a la plancha son opciones ideales para la cena.

  

¿Cuáles alimentos se le pueden dar los niños antes de dormir? 

Niña disfrutando de un vaso delicioso de leche

 

Si crees que las opciones que tienes a la mano son limitantes, en este apartado te vamos a comentar cuáles son los alimentos para escoger cuando estés preparando las recetas de tus hijos. Tenlas en cuenta la próxima vez que hagas tu lista de la compra:  

Pescados y pollos:

Al ser proteínas animales contribuyen a mantener en normal estado los músculos. La mejor recomendación es mezclarlas con verduras. En la medida de lo posible, evita colocar muchos carbohidratos, pues pueden ser muy pesados para la noche.  

Leche:

Contiene un componente (aminoácido triptófano) que favorece la inducción del sueño en el niño. En este punto es importante recordar que ellos deben consumir los productos enteros, a menos que tengan una intolerancia a la lactosa. Prueba ofreciéndoles un vaso caliente en las noches, para hacerlo aún más delicioso, acompáñalo con dos cucharadas de MILO®. 

Frutos secos:

Ayudan a combatir el insomnio, las nueces, por ejemplo, no solo permiten que las preparaciones tengan una textura diferente y un toque crocante, además aportan muchos nutrientes que le traerán varios beneficios a tu pequeño. 

Frutos rojos:

Algunas variedades como la cereza, las fresas o el banano contienen melatonina, que es una hormona natural que interviene en el ciclo del sueño. Ofrecerlas ayuda a que el descanso de tu hijo se mantenga en las mejores condiciones y contribuye a evitar las pesadillas o sobresaltos en la noche.  

Avena:

Al ser un carbohidrato complejo, su digestión es más lenta, por lo que ayuda a que los niños se sientan llenos con rapidez. También contiene melanina y además es muy versátil por lo que mezclarlo junto a otros ingredientes permite crear cenas balanceadas y deliciosas.  

 

Ideas para una cena deliciosa  

 

 Sopa de verduras como una cena saludable para niños 

 

En MILO® queremos mostrarte que preparar recetas deliciosas y nutritivas no tiene por qué ser complicado, acá te presentamos algunas ideas que puedes intentar desde casa.  

Brocheta de verduras 

Es fácil de preparar y no te toma mucho tiempo. Selecciona algunas verduras como el calabacín, pimentón, tomate Cherri y un poco de cebolla. Córtalos en rodajas para organizarlos en un palo de pincho. Luego, coloca un chorro de aceite a precalentar en un sartén. Dóralas hasta que estén suaves, procura que se ablanden y gíralas por todas partes.  

Sopa de verduras con pollo 

Reúne un poco de zanahoria, papa, pollo, entre otras verduras de tu gusto. Corta los ingredientes en pequeños trozos, cuando esté listo comienza a cocinar la proteína. Para ello, puedes dorarla o hacer una preparación al vapor. Después, toma una olla con agua e intégralos todos hasta que obtengas la textura deseada y estén blandos. Recuerda que la cocción de los vegetales no debe ser prolongada, así evitarás la pérdida de nutrientes. Finalmente, sazona con una pizca de sal, pimienta y demás especias de tu preferencia.  

Ensalada de pollo y miel mostaza  

Pocos ingredientes y mucho sabor. Sofríe los trozos de pollo muy bien y luego añade la miel, la mostaza y el queso crema, intenta que se integren y queden bañados completamente con la salsa. En un bowl aparte coloca fresa y lechuga en pedazos pequeños, mézclalos y posteriormente pon la proteína por encima. Decora finamente con hierbabuena.  

¿Y cómo complementar las cenas de tu pequeño? Con un vaso caliente o frío de MILO®. El único modificador de leche en polvo con ACTIV-GO® que contiene las vitaminas y minerales que tu hijo necesita para su normal desarrollo. Cambia las noches de tu campeón con un sabor delicioso.  

¡MILO® te da energía, la meta la pones tú!