Tres consejos para niños rebeldes a la hora de comer

A veces, sentar a los hijos a la mesa puede resultar una tarea casi imposible, pero ten en cuenta estas actividades prácticas que seguro te facilitarán la vida.

Es normal que algunos días los pequeños no tengan ganas de sentarse en la mesa para comer y en algunas ocasiones puede ser casi imposible alejarlos de las actividades en las que están. Por eso, sigue estos consejos que puedes aplicar todos los días para evitar que tengas que recurrir a los regaños y que, a su vez, permiten que los pequeños sientan ganas de comer sin problema.

1Cocinar con ellos

Además de ser el espacio perfecto para compartir tiempo valioso con tus pequeños, cocinar es un momento en el que puedes darles la libertad de elegir qué quieren comer y al mismo tiempo enseñarles algunas recetas divertidas y la importancia de consumir variedad de alimentos de forma balanceada. Puedes aprovechar los fines de semana o algunos días de vacaciones para incentivarlos a cocinar. Guíalos para que preparen sus platos favoritos y hagan la parte más divertida, como prepararse su propio vaso de MILO® ACTIV-GO® al desayuno y seguro sentirán muchas ganas de comerse la receta que ellos mismos prepararon.

2Sirve la comida de forma llamativa

Dicen que todo entra por los ojos, especialmente en el caso de los pequeños, por eso intenta utilizar colores llamativos, texturas diferentes y alimentos que les gusten para que se sientan más atraídos hacia la comida. Recuerda que no hay límites a la hora de expresarte creativamente, así que no temas y juega con los colores de las verduras y frutas para hacer que su plato luzca muy colorido y que además sea muy saludable. Puedes hacer figuras o su personaje animado o superhéroe favorito.

3Comer en familia

Aunque a veces resulte difícil debido a sus horarios de colegio y tus horarios de trabajo, procura que, al menos, alguna de las tres comidas del día sean en familia, pues es el momento perfecto para hablar, reír y disfrutar con la mejor compañía. Cuando los niños están acompañados de sus padres se sienten incluidos y más motivados para hacer distintas actividades. En este caso, seguirán y apropiarán tus conductas y no habrá mayor problema a la hora de dejar el plato limpio. Sírvele las porciones justas y deja que se tome su tiempo para disfrutar de cada alimento y de tu compañía. Para hacer que esta experiencia sea más sencilla, elige alimentos que provean los beneficios necesarios para un buen crecimiento y desarrollo, sus alimentos favoritos, llenos de sabor y nutrientes como los que encuentras en MILO® ACTIV-GO®.