Que la lonchera no compita con el almuerzo

Llegan las 9 de la mañana y los niños sienten la necesidad de comer su lonchera y recargar baterías para continuar con un día lleno de pequeños retos por lograr. Sin embargo aunque la lonchera siempre es importante, hay que moderar la cantidad para no alterar el apetito de las próximas comidas como el almuerzo.

Un ejemplo de cantidades adecuadas para lonchera es:

  • 1 sólido salado: sándwich
  • 1 sólido dulce: Galletas MILO®
  • 1 fruta: 1 manzana
  • 1 bebida: #MILOenCajita