JOHAN ESTEBAN CHAVES

Ciclismo de ruta

Un niño que cae y se levanta, un hombre que nunca se detiene

Esteban Chaves se crió en Bogotá, en medio de bicicletas y piezas de madera. Su papá había sido ciclista aficionado y siempre le inculcó a su hijo la pasión por esta disciplina, pero a Esteban le gustó el BMX.

En una carrera, cuando aún era un niño, derrapó en una curva, se tropezó y se raspó todo el rostro. Entre lágrimas le dijo a su papá que no volvería a montar bicicleta. Entonces Esteban descubrió el atletismo. Ganó varias competencias locales y participó de una duatlón en Guatavita donde se enamoró de nuevo de las bicicletas. Y del ciclismo.

Su resistencia y talento natural para presionar cuando sus rivales se encuentran cansados le ayudaron para ganar el Tour de l’Avenir. Todo era gloria en su carrera hasta 2013 cuando, disputando el Trofeo de Laigueglia, se accidentó. Se fracturó la clavícula y sufrió un trauma craneoencefálico.

Esteban decidió en ese momento retirarse. Tras varias cirugías recuperó parcialmente la movilidad del brazo, pero tenía miedo. No quería perderlo todo en una sola carrera. Pero el caballito de acero lo estaba esperando y fue Oliverio Cárdenas, quien lo invitó a entrenar: “Vamos juntos y si nos caemos, pues nos levantamos de nuevo”. Con mucha paciencia y constancia, Esteban recuperó su nivel y se destacó en distintas presentaciones, como el segundo lugar que obtuvo en el Giro de Italia.

Ahora, El Chavito promete dar lo mejor en los juegos de Rio 2016. Sabe que tiene un equipo sólido y que cuenta con todo el apoyo de su familia y amigos. En el fondo piensa que cada pedalazo lo da por ellos, para agradecerles su apoyo y cariño.

MILO® patrocinador del Comité Olímpico Colombiano y de una generación formada por el deporte.