JHON EDISON RODRIGUEZ

Esgrima

Un niño que sueña con espadas, un hombre que triunfa con ellas

El sueño de Jhon Edison de clasificar a los olímpicos de Rio 2016 se había escapado por completo. El plan al comenzar el año era participar en las copas y los torneos, así podría sumar los puntos suficientes para lograr su clasificación. Pero le faltaron siete puntos para lograr la meta. Con tristeza pensó que le faltó más entrenamiento, más compromiso. Regresó a Buga, su ciudad natal, el lugar donde se había enamorado de la esgrima y comenzó a soñar con medallas y con figurar en unos juegos Olímpicos

Fue su entrenador quien le comentó la posibilidad de clasificar a través del Pre-Olímpico de Costa Rica. Sólo había un cupo en disputa, el del campeón. Jhon asumió ese nuevo reto con toda la seriedad y compromiso.

Su combate final fue contra el chileno Rolf Nickel. Jhon sabía que el último toque definiría su título. El chileno retrocedió muy rápido, pero no lo suficiente, Jhon alcanzó a impactarlo. Ni siquiera esperó la decisión de los jueces. Se quitó el casco, soltó la espada y se arrodilló. Golpeó al suelo con fuerza y luego miró al cielo. Dio las gracias por la segunda oportunidad y volvió a respirar.

Ahora recuerda que en el podio se sentía feliz, pero también sentía un vacío. Aún no asimilaba que su sueño se había cumplido. Que con sólo 25 años lograba lo que siempre se había propuesto. Llegar a la cúspide de su deporte, donde sólo llegan los mejores. Como él mismo lo explicó antes de partir a Rio, “los sueños se los pone uno, pero el camino para alcanzarlos está lleno de pequeños sacrificios”.

MILO® patrocinador del Comité Olímpico Colombiano y de una generación formada por el deporte.