IVAN GARRIDO

Marcha

Un niño que llora por su padre, un hombre que llena de orgullo a su madre

Iván Garrido era apenas un niño cuando tuvo que decirle a su padre adiós. Para distraerlo del dolor y entretenerlo un poco, su tío Jorge comenzó a enseñarle la marcha olímpica con la que aprendió a mantener el ritmo, a no rendirse y a ser fuerte.

Su primer logro en el atletismo fue un tercer puesto en la categoría infantil. Desde entonces quedó en la memoria de Iván el rostro de Lucía Triana, su mamá, que lloraba de orgullo al verlo en el podio de su primera carrera. Con constancia, disciplina, entrenamiento diario y una buena alimentación, llegaron decenas de triunfos diferentes, como en la Campeonato Iberoamericano de Atletismo de 2014 donde se coronó campeón en su categoría.

Pero también vinieron las tentaciones y los malos caminos. Iván vio entonces su carrera en riesgo pero el apoyo de su familia le ayudó a retomar el camino. Por eso, para Iván, su mamá ha sido su ángel y su tío es el cómplice de todas sus victorias, incluso la de la Copa Iberoamericana de Marcha donde logró la marca olímpica y aseguró su participación en Rio 2016.

MILO® patrocinador del Comité Olímpico Colombiano y de una generación formada por el deporte.