INGRIT LORENA VALENCIA

Boxeo

Una niña que pelea en el colegio, una mujer que hace historia con sus puños

A los 14 años Ingrit Lorena tenía fama en el colegio. Era conocida por pelearse con los demás niños, pero muy pocos podían darle la talla cuando se iban al territorio de los puños. Vivía en Morales, Cauca, hasta que un profesor vio sus capacidades de peleadora natural y la invitó a practicar boxeo.

Su talento era evidente: aprovechaba las debilidades de sus rivales, su fuerza y velocidad eran los de una auténtica campeona. Pero uno de sus rivales más duros fue el machismo, fuera y dentro del ring. Era difícil que su familia entendiera que ella vivía de un “oficio de hombres”

Pero Ingrit no se rindió. Viajó a Tolima buscando mejores oportunidades y pronto comenzó a ganar medallas de oro en los Juegos Nacionales. En Medellín, durante los primeros Suramericanos que incluyeron al boxeo femenino, ganó bronce y llamó la atención de los seleccionadores nacionales que comenzaron a entrenarla y a darle más apoyo.

A pesar de ello extrañaba a su familia, los viajes y el entrenamiento en Bogotá no le dejaban verlos. Era un sacrificio, pero estaba logrando su sueño. Quería competir en unos juegos con los atletas famosos que veía por televisión y gracias a sus puños y a su increíble voluntad lo estaba logrando.

En Rio 2016 será la primera vez que una colombiana represente al país en la categoría de boxeo Femenino. Ingrit ahora es más ambiciosa: quiere una medalla y que en Morales se arme una fiesta cuando la gane.

MILO® patrocinador del Comité Olímpico Colombiano y de una generación formada por el deporte.