El juego, la mejor estrategia para estimular la creatividad en tus hijos

Descubre la importancia de compartir con ellos en cada etapa de la vida y cómo fortalecer la comunicación en la familia.

 

El juego es la plataforma ideal para conectarte con tus hijos. Es muy importante dedicar algunos momentos del día para desarrollar diferentes actividades que generen experiencias positivas e influyan al correcto desarrollo físico del niño.

 

A través del juego tus hijos pueden aprender a ser pacientes, a tolerar la frustración, asumir retos, aceptar normas, valorar sus capacidades y enfrentar sus limitaciones. También, ayuda a estimular la confianza en sí mismos, incentiva la comunicación y es la base para mantener buenas relaciones en familia.

 

El juego también ayuda al desarrollo emocional y social de los niños y fortalece el cariño entre los miembros de la familia. No es necesario buscar juegos modernos o complejos, en muchas ocasiones, solo basta con rescatar las actividades tradicionales que marcaron la infancia de los padres y que están quedando en el olvido por las nuevas tecnologías.

 

Recuerda que lo más importante es ser creativos y aprovechar cualquier momento del día para jugar y hablar con tus hijos. Aquí te explicamos los tipos de juegos que existen y qué beneficio tienen para los niños.

 

El juego físico

 

Las actividades físicas contribuyen al desarrollo físico del niño y mejoran las habilidades como la coordinación de la vista y el tacto. Para estos juegos es recomendable usar cubos didácticos para los más pequeños. Para niños entre los 3 y los 12 años son ideales los juegos al aire libre como montar bicicleta, patines, triciclo, jugar en arenera con palas y baldes, escondidas o montar en columpios.

 

Juegos para explorar

 

Estos juegos implican resolver problemas y ayudan a los niños a entender los procesos para llegar a una meta o resultado. Pueden ser dinámicas para padres e hijos en los que se usen juguetes sencillos como las piezas para armar estructuras, las pinturas, la plastilina o la arcilla, son perfectas, porque, además de incentivar su parte creativa, les ayudará a reforzar su mente creando nuevas formas y reconociendo los colores y algunas texturas.

 

el-juego-la-mejor-estrategia-4

 

Juegos con normas o reglas

 

Son juegos indicados para niños de 6 a 8 años porque es una etapa donde ya su proceso cognitivo se está desarrollando y son capaces de procesar información y adquirir más conocimientos. Por eso las actividades que implican comprender y respetar unas reglas como los juegos de mesa y las cartas son ideales para estimular el cerebro y mejorar su capacidad de razonamiento.

 

Juegos para desarrollar la creatividad

 

Los juegos simbólicos o imaginativos se caracterizan por usar ideas o símbolos en vez de personas u objetos. Desde los 18 meses se pueden realizar este tipo de juegos y son indispensables para que los niños tengan herramientas que les permitan pensar a partir de las representaciones de los objetos y puedan resolver situaciones por sí mismos. También les facilita identificar sobre lo que es real y lo que no lo es. Las marionetas, los disfraces y los juguetes que ayuden a crear situaciones cotidianas como jugar al restaurante o a trabajar en una supermercado son perfectos para estimular la imaginación de los pequeños.

No olvides que puedes contribuir al desarrollo de tu hijo dándole un vaso de MILO® en las mañanas con el desayuno, su componente ACTIV-GO® reúne las vitaminas y minerales esenciales para que tenga la energía necesaria y pueda aprovechar cada momento del día al máximo.