DORIS PATIÑO

Taekwondo

Una niña que combatía a escondidas, una mujer que enfrentará al mundo

Lo de Doris Patiño con el Taekwondo fue un amor a primera vista. Tenía 16 años, vivía en Sogamoso, entrenaba gimnasia y ya soñaba con dar patadas y puños a la velocidad del rayo. Al principio practicaba a escondidas de sus padres. Pensaba que la regañarían por andar haciendo “cosas de hombres”, pero cuando se dieron cuenta de su pasión y compromiso no dudaron en apoyarla.

La alegría más grande que le había dado a Doris el Taekwondo fue la clasificación a sus primeros Juegos Olímpicos en Beijing 2008. Era la primera vez que una boyacense iba y logró representar al país con entereza y responsabilidad. Pero la italiana Verónica Calabrese la eliminó con dos puntos sorpresivos que anotó al final de su enfrentamiento.

Con mucho tesón y fortaleza mejoró su técnica, afinó su defensa y aprendió de los distintos combates que tuvo en México y el Reino Unido. Logró de nuevo la clasificación a unos Olímpicos y los de Rio tendrán un componente especial para ella. Esta vez siente que el sueño de la medalla olímpica está mucho más cerca.

MILO® patrocinador del Comité Olímpico Colombiano y de una generación formada por el deporte.