Confiar en el otro

Trabajo en equipo

Lo que se aprende del deporte, dura para toda la vida.


Sin importar si el equipo es grande o es pequeño, si son muchos o pocos, niños o niñas, siempre hay una regla que no se puede romper: Darlo todo, el esfuerzo, la dedicación, la disciplina, la lealtad y todo lo que un equipo necesita por parte de cada uno de sus integrantes. Después de pertenecer a un equipo, los niños no volverán a ser los mismos, tendrán nuevas enseñanzas y valores que antes no tenían y los acompañarán toda la vida, así como en la historia de este equipo de natación por relevos, que demuestra que solo hay una forma de superar los retos: Trabajando en equipo.