Cinco tips para que almacenes correctamente los alimentos en tu cocina

Sigue estos consejos y aprende a almacenar alimentos en casa conservando su calidad por más tiempo.

Actualmente la mayoría de productos que adquieres en el supermercado se pueden mantener en excelente estado por bastante tiempo aún después de ser abiertos, pero seguramente has notado que en ciertas ocasiones a pesar de no haber llegado a la fecha de caducidad del producto, este se deteriora y es imposible consumirlo.

Evita desperdiciar comida y organiza tu despensa y tu nevera con estos cinco consejos que te ayudarán a mantener el orden adecuado en la cocina y a cuidar tu bolsillo.

Asegúrate de mantener la temperatura adecuada de la nevera y el refrigerador

Si has notado que a pesar de que guardas los alimentos en el refrigerador estos no se mantienen frescos por el tiempo que esperabas, esto puede pasar porque no has programado el refrigerador y el congelador con la temperatura adecuada. Según la FDA (Food and Drug Administration), lo ideal es que la nevera se mantenga entre 3 y 4 ºC mientras que el refrigerador debe tener una temperatura de por lo menos -19ºC para que los alimentos se mantengan frescos por mayor tiempo.

Además, recuerda que no es recomendable que almacenes demasiados alimentos juntos en el refrigerador, porque es necesario que el aire frío circule entre los alimentos para que se mantengan frescos.

Destina un lugar apropiado para el almacenamiento

El tamaño, el material y la distribución del mueble en el que guardas los alimentos también es muy importante. Lo ideal es que tengas una alacena de metal antioxidante, plástico o madera sellada para que puedas limpiarla de forma adecuada sin que absorba los restos de los alimentos líquidos que pueden derramarse. Además, es indispensable que sea un espacio amplio y ventilado en el que puedas separar los productos dependiendo de sus características, de esta forma los encontrarás con facilidad y ganarás tiempo cuando te dispongas a cocinar. Recuerda que también es importante que los productos con envase de vidrio estén en la parte más alta de la estantería y lejos del alcance de tus hijos para evitar un accidente.

Por otra parte, es recomendable que dispongas de un espacio especial para los alimentos perecederos que no necesitan refrigeración, como las papas, las manzanas, y la cebolla; de esta forma podrás revisar constantemente su estado.

Organiza los alimentos dependiendo de la fecha de vencimiento

En las grandes cadenas de supermercados se aplica un sistema de gestión de almacenamiento denominado FIFO (first in first out) que recomienda que el primer producto en entrar en la estantería sea el primero en salir. Esta regla se puede aplicar en el hogar si ubicas los alimentos que compraste más recientemente detrás de los que adquiriste antes; de esa forma usarás primero los que tienen fecha de vencimiento próxima y evitarás tener que desperdiciar comida que se quedó escondida en algún rincón de tu despensa y que seguramente ya habrá caducado.

No almacenes productos de aseo y limpieza cerca de los alimentos

Un gran error al momento de almacenar alimentos es guardarlos cerca de productos de limpieza, aseo personal u otros artículos que tienen olores fuertes que pueden afectar la calidad de los alimentos aunque estén empacados. Además, siempre existe el riesgo de que algún producto se riegue y se mezcle accidentalmente con la comida, lo cual puede afectar gravemente tu salud y la de tu familia.

Ten cuidados adicionales con los productos que ya abriste

Seguramente siempre estás atenta a la fecha de vencimiento de los productos que compras, sin embargo es importante que recuerdes que luego de abrir alimentos empacados como MILO® hay un tiempo máximo para que los consumas, el cual está indicado en la envoltura y que debes revisar para planificar su uso.

Para mantener fresco durante más tiempo un producto abierto, lo mejor es que uses una pinza para que la envoltura permanezca cerrada o que cierres bien la tapa, que lo mantengas lejos de la humedad, que lo separes de alimentos con olores fuertes como los condimentos y que lo refrigeres en caso de que sea necesario.

Mantén en orden tu cocina, asegura la calidad de tus preparaciones y protege la salud de tu familia con estos útiles consejos. Recuerda que el cuidado de tu hogar y tu preocupación por proteger a tus hijos a través de una buena alimentación es otra forma de demostrarles tu amor incondicional.