Cinco consejos para mantener un peso saludable en los niños

Motívalo a que realice actividad física

Planea salidas al parque con cierta regularidad. Puedes acompañarlo a dar algunas vueltas en la bicicleta o a jugar con otros niños. Incluso, puedes buscar si cerca de casa hay alguna actividad deportiva como entrenamientos de fútbol, baloncesto, patinaje, etc. Si tu hijo ve a otros niños practicando alguna disciplina seguro va a querer ser parte del equipo. La actividad física constante le ayudará a evitar problemas cardiovasculares, a mantener un peso saludable y a hacer nuevos amigos.

Enséñale a comer sano

Los niños son como esponjas y aprenden rápidamente todo lo que les enseñas. Así que tómate el tiempo de explicarle con juegos la importancia de la alimentación saludable.

Puedes pedirle que te acompañe al mercado para que te ayude a escoger los alimentos que van a consumir o invitarlo a que te ayude con tareas sencillas en la cocina, mientras se familiariza con los ingredientes y aprende a combinarlos de manera balanceada.

Recuerda que se recomienda un desayuno completo con proteína, como huevos; una porción de fruta y lácteos, como un vaso de leche con MILO® con ACTIV-GO®, que le permitirá a tu hijo mantenerse activo.

Prepara versiones saludables de sus comidas favoritas

Solo una mamá sabe cómo mimar a sus hijos y qué mejor manera de hacerlo que cocinando lo que más
les gusta, pero de manera sana. Así que empieza a usar pan integral, reduce la cantidad de azúcar
que pones en las recetas y a la hora del postre, reemplaza las golosinas por porciones de fruta. También
es importante que reduzcas el consumo de bebidas azucaradas.

Asiste al pediatra regularmente

La ayuda profesional en la prevención y tratamiento de la obesidad infantil, es muy importante. Asistir puntualmente
a los controles médicos harán que sea más fácil controlar el crecimiento y el
peso de tu hijo. Además, los exámenes regulares permitirán hacer un seguimiento de los
niveles de glucosa, colesterol y triglicéridos.