ANGIE ROCÍO ORJUELA

Cross country

Una niña que corre por las calles, una mujer que corre por el mundo

Desde muy niña, Angie aprendió que la vida suele transcurrir en una carrera. Lo comprobaba en su casa, llena de los premios que sus familiares fueron ganando con el deporte. Ella no tardó en unirse a la tradición.

Su familia le enseñó que un verdadero campeón se hace y que es el resultado del entrenamiento y del trabajar duro. También aprendió que hay que formar el espíritu competitivo, producto del tesón y el compromiso con las metas que uno mismo se ha fijado. Lo ha aprendido en las calles de Ciudad Bolívar, en Bogotá, el barrio donde vive y por el que sale a entrenar junto con su hermano.

En las carreras lo ha encontrado todo. También el amor, pues su esposo comparte la misma pasión y la ha impulsado a sumar medallas, como la de plata en el Suramericano de Cross 2014. El camino no ha sido fácil. En 2015 tuvo que aplazar su meta Olímpica porque llegó a 10 minutos de distancia de la ganadora en una prueba clasificatoria.

Entonces madrugó con más energía, volvió a recorrer las calles de su barrio y se entrenó a fondo. Demostró de lo que estaba hecha este año en Chile, al terminar la maratón en el cuarto puesto. No solo había mejorado su record personal en 13 minutos, también había clasificado a Rio 2016.

En casa, su hija hace espacio para un nuevo trofeo.

MILO® patrocinador del Comité Olímpico Colombiano y de una generación formada por el deporte.