Actividades familiares

Cinco actividades familiares para disfrutar con tus hijos

Disfruta de tiempo de calidad con tus pequeños involucrando a todos los integrantes del hogar.

¡Un día normal ahora puede convertirse en uno extraordinario! Comparte con tus hijos mientras llevas a cabo diferentes actividades grupales en donde interactúen con los demás miembros del hogar y refuerza así algunas capacidades físicas y psicológicas de tus pequeños.

¿Qué necesitas para conseguirlo? Una pizca de creatividad y el amor de mamá son los ingredientes justos para llenar el baúl de los recuerdos con momentos increíbles en casa. Recuerda que es indispensable que cada plan aporte al desarrollo motriz o académico de los más pequeños del hogar, pues lo que aprendan hoy se verá reflejado en el futuro y les estarás aportando las herramientas claves para enfrentarse al mundo cuando sean más grandes. 1

¡Es hora de tener un rato de esparcimiento familiar! Estos son cinco planes para que disfruten y aprendan en familia.

 

Practiquen un deporte
La actividad física es una de las preferidas en los niños. Existen momentos en los que parece que tus hijos tienen baterías inagotables y nada mejor que canalizar esa energía en algo que además aporte a su salud y bienestar.

El fútbol, el baloncesto, el ciclismo y el patinaje son nuestros recomendados para practicar en familia y contribuir al desarrollo físico de los menores. ¡Es muy importante que tus hijos te vean haciendo deporte! Con el ejemplo les enseñas a construir hábitos de vida saludables. 2

Dependiendo del número de integrantes de tu familia, puedes formar equipos y crear mini partidos o carreras, para enseñarles además el valor de la sana competencia. Premia a los ganadores (¡y también a quienes quedaron en segundo lugar!) con su comida favorita esa noche y motívalos para que saquen siempre lo mejor de sí mismos.

 

¿Es tu nevera o el muro de un museo?
Si dejas a tus hijos al frente de una hoja de papel, con un par de lápices de colores, ¡puedes llegar a sorprenderte! Pintar es parte del desarrollo psicosocial de los niños, expresan lo que sienten y de paso afianzan la motricidad e incrementan la creatividad. 3

Si quieres involucrar a toda la familia, piensa una temática sobre la que todos puedan trabajar: animales, paisajes, caricaturas, personajes imaginarios… ¡elijan juntos! No te quedes solo con los materiales tradicionales, como témperas, crayolas y lápices de colores. ¿Qué tal si utilizan espuma de afeitar para hacer su próxima obra? Déjate guiar por los niños, pues son los expertos a la hora de poner a trabajar la imaginación. 4

Siembra amor por el medio ambiente
Acércate a la naturaleza en un fin de semana familiar que tenga como centro el cuidado por el medio ambiente.

¿Qué tal si se convierten por un día en un equipo de botánica? Haz ejercicios de observación con una lupa para que conozcan los pequeños detalles del jardín o el parque más cercano, desarrollando así la curiosidad de los niños, mientras aprenden sobre el funcionamiento de las plantas y el ecosistema5. Guíalos en ese descubrimiento y conviértete en la mano derecha de cada aventura.

También tienes la opción de darle una semilla. Explícale la importancia de cuidarla y mantenerla con vida, para que aprenda de manera divertida el sentido de la responsabilidad con la naturaleza y el valor del respeto por el entorno. Será la consentida de la casa y todos querrán estar pendientes de la nueva integrante de la familia.

Protagonicen una historia
La lectura es uno de los elementos más importantes en el aprendizaje de los niños y es mucho más divertida si toda la familia se une en torno a un libro.

Cada integrante puede convertirse en uno de los personajes del libro, hacer las voces y sonidos de la historia y meterse tanto en cada página que no querrán parar de leer. ¡Será una aventura completa! Además es una oportunidad para reforzar las capacidades de comprensión de lectura e interpretación en los pequeños.6

Revive la historia familiar
¿Alguna vez han hablado del origen familiar? Despierta en tus hijos la curiosidad por conocer sus raíces reuniendo testimonios de los familiares más cercanos. Regístralos en un bonito árbol genealógico (¡una obra de arte más!) y muéstralo a toda la familia.

Es el espacio perfecto para compartir con aquellos tíos o primos que no ven hace tiempo, escuchar historias de cómo vivían los abuelos y afianzar los lazos entre toda la familia. ¿Te animas?

Los niños siempre se sentirán felices de sentirse acompañados. Dedícales el tiempo que sea necesario para que desarrollen habilidades motrices, sociales y sicológicas.

Estos son solo algunos planes, pero existen muchos más para pasar tiempo de calidad en familia. ¡Conviértete en la estratega de los planes divertidos!

Referencias:

1 GUERRERO, A. (2015). Desarrollo del niño durante el periodo escolar. [online] Disponible en: http://escuela.med.puc.cl/paginas/publicaciones/manualped/desspsicesc.html [Revisado: 15 Oct. 2015].

2 Linaza, J. and Maldonado, A. (1987). Los juegos y el deporte en el desarrollo psicológico del niño. Barcelona: Editorial Anthropos Promat.

3 Gascón Mercado, J. (1998). El dibujo y la pintura en el desarrollo mental de los niños. Tepic, México: Gobierno del Estado de Nayarit.

4 Arango de Narváez, M., Infante de Ospina, E. and López de Bernal, M. (1994). Juguemos con los niños. Santafé de Bogotá, Colombia: Ediciones Gamma.

5 Rodríguez Jiménez, F. (2002). Los niños, los animales y la naturaleza. Madrid: EDAF.

6 Girona Latorre, L. and Cerrillo Torremocha, P. (2006). La motivación a la lectura a través de la literatura infantil. Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia, Instituto Superior de Formación del Profesorado.